Noticias de literatura

Noticias de literatura Textos Noticias de literatura
CinefiliasNoticias de literatura
Por: Amílcar Bernal


La explicacion del Genesis Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
Más de 300.000 libros descargados


28/3/2017 |

Estoy en la biblioteca leyendo por quinta vez la novela "Una sombra ya pronto serás", de don Osvaldo Soriano, un argentino muerto muy joven para desgracia de las letras latinoamericanas. Pero antes de continuar con la lectura voy a escribir esta nota, de tal suerte que si luego los de la revista deciden publicarla va a suceder -porque la razón siente envidia de la magia- que cuando ustedes la lean yo estaré todavía gozándome la novela, despacio, como quisiera la papila que pasara el río de los jugos, feliz con el perfil y los disparates de los protagonistas, sus diálogos -en lo que Soriano fue un maestro- y esa increíble fuga hacia no se sabe dónde. Los protagonistas son unos locos resucitados que nunca murieron -nadie escoge el cadáver en que quisiera convertirse- y ahora, en un tiempo sin relojes y un paisaje sumido en la desesperanza, entrecruzan sus vidas huyendo hacia un lugar desconocido, en pos de una Ítaca donde nada ni nadie los espera,
En 1993 compré la novela por única vez. Todavía pensaba que uno debía tener una extensa biblioteca si amaba el conocimiento, lo cual J. L. Borges desvirtuó, al final, cuando se disponía a ser ciego de todo el cuerpo, argumentando que sólo se quedaba con unos cuarenta libros -creo que dio esa cifra-, los cuales eran suficientes para vivir, o sea, a su edad, para morir. Yo traía, desde la escuela primaria, la idea de que leer era lo más importante, y por eso compré tantos libros en mi juventud. Después, el áspero paso por la edad adulta me enseñó que lo más importante era comer. Entonces hoy, pensionado y pobre -un pleonasmo-, he concluido que lo más importante es leer lleno, después de comer, por lo que saco los libros prestados en la biblioteca, invierto en comida el dinero que antes gastaba en las librerías, y así le doy gusto a Borges y al estómago.
Pero también es posible que los de la revista pongan mi nota en la basura y, para su desgracia, no puedan ustedes leer estas palabras cuyo objeto era recomendarles esta novela, una de las mejores que cayeron en mis ojos, amén de la visión de algunas piernas de señora que mejoraron sensiblemente el paisaje y me indujeron a amar las dioptrías de mis lentes.
Leí cuatro veces la novela de marras mientras la tuve, antes de perderla, como se pierde la paciencia o la virginidad, es decir, por culpa de terceros. Algo desconocido me impulsaba a leerla y releerla, hasta que la cuarta vez supe lo que era: hasta la fecha no había leído texto alguno tan cinematográfico como ése.
Entonces me dediqué a buscar quién hiciera la película. Primero le presté la novela a mi amigo Henry Maldonnè, a la sazón decano de cinematografía de la Universidad Periférica, con la condición de que buscara la manera de hacer la película, si le gustaba la novela. Y le gustó pero no salió con nada: era muy costoso hacer cine y no veía quién podía patrocinarnos. Entonces se la presté a mi admirada Kat Saint Marie, fotógrafa artística e hija de una familia acaudalada que, con seguridad, podría producirla. A ella también le gustó la novela pero se excusó de la realización para cine por alguna razón que ya no recuerdo. Al año siguiente un director argentino, Héctor Olivera, hizo la película porque, digo yo, una mañana se dio de bruces con mi frustración, que había volado hasta el sur entre la brisa del aleteo de la mariposa que en las antípodas se convierte en huracán, según la pluma flatulenta de algún escritor. Confieso que, a estas alturas, no recuerdo si la película me gustó.
Tampoco estoy seguro si primero le hice la propuesta a Henry o fue a Kat, pero en todo caso uno de ellos, el último en leer la novela, se la robó. Y ya no tuve libro para hacer un tercer intento de conseguir un productor para mi película, por lo que me quedó en la boca un sabor a frustración que ni la película de Olivera, el mejor de los besos, el más áspero de los rones o el peor de los tabacos me han podido quitar.



Última actualización 16/10/2018 03:21:36 p.m.Noticias de literatura

Noticias de literatura
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Taller literario</h1>

shows de circo
noticias de ciencia y tecnologia
tripoli fosfatos
Abogados
abogados de accidentes de transito
diseno de paisajes
Tratamientos para adicciones
Abogados de familia
l'osservatore della genesi la bibbia
historia del pueblo hebreo
Alquiler de escenarios
origen del pueblo judio
intelligent design bible
Spanish lessons in Buenos Aires
ebook biblia
Diseño web
sacrificar perros
Mudanzas en Villa Urquiza
aprender ingles rapido
Alquiler de mangrullos
Articulos de seguridad industrial
Empresa constructora
abogados de derecho ambiental
jubilaciones y pensiones
ebooks kindle
Comunidades terapeuticas
historia del pueblo de Israel
libros sobre la biblia
el genesis y la ciencia
fletes en CABA

© Copyright 1999-2015 Paginadigital ®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados
Pon a paginadigital en tu sitio Sugiere esta página a un amigo Responsabilidad
Tel: 54-11-4765-9390 info@paginadigital.com.ar Ayuda

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos.  | Términos y condiciones