Noticias de literatura

Noticias de literatura Idioma Noticias de literatura
Toros y lunfardoNoticias de literatura
Por: Daniel Della Costa


La explicacion del Genesis Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
Más de 300.000 libros descargados


10/1/2012 |

El autor se interna en los laberintos de origen de lo que es hoy el “idioma argentino” y lo hace a partir del toreo o corrida de toros donde, una serie de circunstancias remiten a tres vocablos lunfardos, de uso inicialmente bajo fondo y que hoy, finalmente, son coloquiales. ..En el habla coloquial de los argentinos y, particularmente de los porteños, se han colado innumerables palabras que tienen su origen en la fuerte corriente inmigratoria que pobló el país entre 1880 y 1910, en la que prevalecieron italianos, españoles y también franceses. Allí se han mezclado, en el ambiente de la mala vida, esto es de los chorros y de los prostíbulos, pero también de los conventillos, de los mercados y, más extensamente, de la calle, expresiones de todo tipo que, con el tiempo y a medida que se integraban al lenguaje cotidiano, fueron conformando el habla popular de los nativos. Hasta el punto que hoy son utilizadas por la mayoría desconociendo su origen y hasta su significado original; es decir, ya son palabras del “idioma” argentino.

Pero hay por lo menos tres, que vinieron con los españoles, que guardan una condición curiosa y es que se relacionan con una actividad que aquí se extinguió hace añares: el toreo. Y esas tres palabras son “gayola”, “embolado” y la más que enigmática y corriente “morlaco”.
Gayola fue inmortalizada por un tango, llamado precisamente “La gayola” (“me encerraron muchos años en la sórdida gayola”), cuya letra es de Armando Tagini. Y en este caso el término alude y es sinónimo de prisión. Pero también, como lo saben todos los aficionados a los toros, no es otra cosa que el encierro donde se aloja al animal y de donde sale hecho una furia en cuanto le abren la puerta, dispuesto a llevarse puesto todo lo que se le ponga delante. Por lo que es más que probable que hayan sido los españoles afectos a la fiesta brava, quienes hayan introducido y popularizado este término entre los criollos y que luego cobrara la entidad que tuvo y tiene entre nosotros como sinónimo de cárcel.
En cuanto a “embolado”, el diccionario de la lengua nos dice que “embolar” no es otra cosa que “poner bolas de madera en las puntas de los cuernos del toro para que no pueda herir con ellos”. Cosa que se hacía en las fiestas taurinas, al menos hace mucho tiempo, como lo testimonió la Duquesa de Abrantes en alguna de sus memorias, allá en los comienzos del siglo XIX. Por lo que, con la deriva propia de las palabras del lenguaje popular, ese embotamiento de los cuernos del animal podría haber dado lugar al “embole”, es decir, a esa sensación de frustración que suele asaltar a los hijos de Buenos Aires cuando, por ejemplo, un sábado a la tarde los sorprende sin saber qué hacer y, para colmo, también sin un peso en el bolsillo

Y en cuanto a “morlaco” la cosa es menos clara. José Gobello (Nuevo diccionario lunfardo), la da como de “origen incierto”. Pero en el diccionario de la lengua tiene cuatro acepciones: la primera, habitante de Morlaquia (¿alguien en su sano juicio sabe dónde queda ese país?); la segunda, que finge tontería o ignorancia; la tercera toro de lidia de gran tamaño, y la cuarta y como americanismo, peso duro, patacón. Por lo que, si esta última derivara, como es probable, de la anterior, esto es, del toro corpulento, es factible que se tratase de la reacción del inmigrante español de aquellos tiempos ante la robustez del peso argentino, comparado con la endeblez de la mayoría de las monedas europeas, salvo la libra esterlina. Es decir que aquella histórica asociación entre el peso fuerte y el toro morlaco, debida a los aficionados a los toros (y, cosa curiosa, en un país en el que no existía el toreo), acaso explique que el término haya subsistido en el tiempo, a pesar de las frecuentes debilidades en que ha incurrido la moneda nacional.

Daniel Della Costa / Periodista

Publicación: ead / El Arca Digital


Última actualización 15/10/2018 03:21:36 p.m.Noticias de literatura

Noticias de literatura
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Taller literario</h1>

servicios industriales
un unico dios
Hoteles en la selva
focos y cintas led
Armarios y archivos
fabrica de vestidores
Cursos de imagen y ceremonial
Articulos de seguridad industrial
sacrificar perro
el genesis y la ciencia
Posicionamiento web
parquizacion
creacionismo
Bandejas plasticas
imagen y ceremonial
Muebles de cocina
libros sobre la biblia
sacrificar perros
desarrollo de sistemas
Diseño web
Descartables para delivery
book free download scientific creationism
eutanasia de perros y gatos
Inyeccion en poliuretano
historia del pueblo elegido
Jubilaciones y pensiones
abogados de marcas
EL PORQUÉ DE LA CREACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO
paisajismo de jardines
hoteles en los carolinos

© Copyright 1999-2015 Paginadigital ®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados
Pon a paginadigital en tu sitio Sugiere esta página a un amigo Responsabilidad
Tel: 54-11-4765-9390 info@paginadigital.com.ar Ayuda

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos.  | Términos y condiciones