Noticias de literatura

Noticias de literatura Ensayo Noticias de literatura
Retos y provocaciones del taller literarioNoticias de literatura
Por: Gabriel Arturo Castro*


La explicacion del Genesis Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
Más de 300.000 libros descargados


25/2/2017 |

Y todas las Artes de la Vida ellos las convirtieron en las Artes de la Muerte en Albión. Despreciado el reloj de arena porque su labor sencilla era como la del labrador; y la noria, que eleva el agua a los depósitos, quemada y rota por el fuego, porque su labor era como la del pastor. Y en su lugar inventaron ruedas intrincadas, rueda dentro de rueda, para dejar perpleja a la juventud con sus derroches.
William Blake

Solo puedo hablar de literatura contrastando y nutriendo mi experiencia con la de los demás. Y mi trasegar, pasión, quizás vocación, gira alrededor del taller literario. Ha sido moda llamar taller a cualquier forma de participación grupal y se le ha confundido con el laboratorio (demostración práctica de leyes, ideas y teorías dadas de antemano); el seminario (clase teórica con fines de investigación); el coloquio (discusión que se mantiene tras una conferencia); el curso (lecciones que imparte un profesor a un grupo de alumnos con carácter homogéneo, sin importar los procesos y diferencias personales); y la tertulia (reunión de amigos de amigos que se juntan para hablar), e incluso se ha denominado taller a la resolución escolar de cuestionarios.
Pero esta modalidad pedagógica, espacio de creación teórica-práctica, al incluir en su ejercicio diario la vivencia, el juego, los sueños y el afecto, los componentes más humanos de la literatura, el aprendizaje se fundamentará en el descubrimiento o en su equivalente el "aprender haciendo", apoyado a su vez por el principio de aprendizaje formulado por Froebes en 1826 y citado por Ezequiel Ander-Egg: "Aprender una cosa viéndola y haciéndola es algo mucho más formador, cultivador y vigorizante que aprender simplemente por comunicación verbal de ideas".
De esta manera asumimos la literatura como una experiencia constante e interior del individuo, quien explora, se orienta, reconoce, nombra, aprecia, advierte, siente y comunica significados intelectual y emocionalmente excepcionales. Exalta la importancia de interiorizar el conocimiento. La didáctica del taller debe, entonces, proveer el espacio para las actividades diversas y su articulación para que se refuerce el contenido emocional e intelectual de cada acto singular. El aprendizaje es un flujo continuo de experiencias, cada momento o acto del tiempo es precedido de experiencias previas y se convierte en el umbral de experiencias siguientes.
La experiencia vital exige la reflexión sobre los hechos vividos, la disposición de los sentidos en máxima alerta. Solo interiorizamos y aprehendemos lo que hemos vivido a través de la experiencia directa, cuando tomamos posesión de los objetos. La experiencia es, de este modo, una acción y un acontecimiento primordial, relacionada con los afectos, las vivencias, las sensaciones y la memoria.
Lo anterior contrasta con la presencia asfixiante, aún, de prácticas positivistas y racionalistas alrededor de la literatura, la búsqueda de la verdad a través de la razón positiva (la literatura descriptible en términos matemáticos o la literatura como ciencia y su confianza en el poder fanático, ciego e ilimitado de la razón). Lo que podría ser un taller se convierte en laboratorio, pues se imponen unas teorías previas que es necesario demostrar en una práctica controlada, objetiva y segura. La metodología y las normas están por encima del método. En otras ocasiones también se privilegia la práctica, el empirismo, el activismo sin reflexión y la repetición de tesis ajenas. La teoría y la práctica quedan divididas sin remedio. Allí se hacen presentes el ordenamiento, los determinismos, las demarcaciones de las verdades forzadas y la mansedumbre de las instituciones que prohíben, restringen, niegan, excluyen lo que se debe decir, lo que es correcto, lo que es metodológicamente apropiado y a quienes puedan servir de locutores, con sus aprobados comportamientos. Es así como algunos talleres hacen énfasis en la gramática, entendida ésta como la "competencia" ideal del hablante. Se vuelven de esta manera cursos de redacción y su cometido es elaborar textos coherentes y "bien escritos". La literatura queda limitada a su apariencia externa o superficial, el tallerista es valorado por ser un estilista de la lengua, seguidor de moldes, modas o escuelas, y jamás da el salto cualitativo al mundo complejo y profundo del lenguaje
Por el contrario, el taller debe desplegar primero la vivencia y luego suscitar una reflexión sobre esa práctica, que luego ayudada por ciertas voces de la tradición, iluminará nuestro proceder. Aquí la teoría es a posteriori, no a priori (acción, reflexión, acción), contrariando a Descartes (pienso, luego existo) por un existo, luego pienso.
¿Qué excluye la razón, el positivismo, la lingüística, la Academia? "Se desecha cualquier posibilidad de entender sentidos sociales o subjetivos. Se asume el lenguaje en una dimensión instrumental como paradigma y como partida para las axiologías del discurso", según Luis Alfonso Ramírez. Solo se concibe el significado o el concepto, desconociendo la intención (propósito de comunicación, determinación de la voluntad o el designio del acto comunicativo) y el sentido (modo particular de entender una cosa, explicitado por el contexto o ámbito y por las circunstancias; su interpretación). Se ha confundido el logos con la razón, una verdad impuesta, independiente de la experiencia, un imperativo aislado, inmutable, fijo. El concepto cierra y delimita, repite el estándar, copia, remeda sin creatividad ni invención, pura metodología.
Estas concepciones objetivistas "ponen al sujeto como conocedor y recipiente de saberes sin tener en cuenta su historia, sus motivaciones, incluso sus condicionamientos ideológicos", de acuerdo con Ramírez Peña, quien subraya que los textos no son contenidos para enseñar, sino saberes para comprender.
En algunos llamados talleres literarios no hay saber, solo información textual; nada de interpretación ni comunicación. Se ha roto la unidad entre teoría y práctica. La lengua se confunde con el lenguaje. Únicamente el estilo importa. La ética del estilo frente a la ética del lenguaje. Negación de la subjetividad y por lo tanto de la libertad.
José Lezama Lima al respecto afirmó: "Algún día cuando los estudios literarios superen su etapa de catálogo y se estudien los poemas como cuerpos vivientes, o como dimensiones alcanzadas, se precisará la cercanía de la ganancia del sueño en Sor Juana Inés de la Cruz, y de la muerte en Gorostiza".
En otras palabras, es urgente ir más allá del concepto como algo definitivo, limitante y exacto, fruto de la fe ciega por la teoría previa, impuesta y tiránica, y sus consecuencias nefastas del ensayo científico, el tratado, la disertación académica, el deporte terminológico, la erudición malsana, la pedantería de conocimientos inusuales pero superficiales e inútiles, datos inconexos, pura nemotecnia, destreza, sumatoria estéril de informaciones, en fin, el artificio, el ingenio, lo fingido.
¿Cómo lograr en la teoría y en la práctica el cometido del taller? Sería posible mediante el ejercicio de una didáctica que constituya la apertura hacia la búsqueda de nuevas formas para acceder a los conocimientos, aprender a aprehender de la experiencia y la vivencia interior y no acumular un sinfín de conocimientos aislados y estériles. El conocimiento teórico, los conceptos y significados, son transformados en recursos inteligibles para vehiculizar la enseñanza. Allí la producción de recursos, tecnología donde se plasman saberes, es sólo una parte de la tarea didáctica. También se involucran posturas en el plano disciplinar, selección de contenidos de las áreas, diseño de las modalidades pedagógicas, actualización curricular, las concepciones teóricas que se tengan sobre la educación, la pedagogía y la sociedad: el papel del docente y el aprendizaje; la realidad de la Escuela; la condición social de los alumnos, el ámbito cultural que nos envuelve. Es necesario retomar la importancia del proceso, el camino espiritual que llevará a la posible consecución de un producto.
Lo esencial es tomar la literatura como experiencia, concebida por John Dewey como "un comercio activo y alerta frente al mundo; completa interpenetración entre el yo y el mundo de los objetos y de los acontecimientos", donde se une lo práctico, lo intelectual y lo emocional. Y es esta última instancia, el afecto, la que unifica, liga a las partes en un todo. La didáctica había privilegiado el componente intelectual y comunicativo, es decir el aprendizaje de conceptos, significados y el papel social de la literatura, su función de interacción. Se veía la obra únicamente como documento histórico, sin explorar las formas, estrategias, lenguaje y recursos estilísticos que la soportan.
Podemos decir que el taller es una experiencia desde adentro, es decir, a partir de la vivencia y de las provocaciones. Obtiene recursos de la memoria y se amplía a los territorios de la imaginación. Es un diálogo entre el mundo interior y el exterior, los cuales se verán afectados por el quehacer del individuo creador. Percepción, memoria, imaginación, emoción, son componentes necesarios de la experiencia y por lo tanto del taller. Pero hablamos de la experiencia comprometida, intensa, emocionante, gratificante, constructiva e inteligente.
De este modo llegamos al elemento central del taller: la construcción de un camino hacia el lenguaje individual, la propia voz, la apertura, cualificación y evolución de un mundo particular, ayudado por una dinámica de trabajo colectivo.

* Escritor, docente y antropólogo colombiano, nacido en Bogotá en 1962. Maestro coordinador de talleres de arte y literatura. Magister en Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira. Es autor de: Libro de Alquimia y Soledad (1992) Alquimia de la media luna (Verdehalago-UNAM, México, 1996) Tras los versos de Job (Sic Editorial, Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob, 2009) Ceniza inconclusa, ensayos breves sobre arte y literatura (Universidad del Tolima, 2012) Pequeño mito del bosque (Cuadernos negros, Calarcá, 2012) Entre el mundo del lenguaje y la memoria. Siete ensayos literarios alrededor de la poesía de Héctor Rojas Herazo (Sic Editorial, Bucaramanga, 2013), Extravíos, comentarios bibliográficos de ida y vuelta (Klepsidra editores, Pereira, 2013), Día antes del tiempo (Universidad del Tolima, 2013), La caza invisible, antología personal (Colección Los Conjurados, Bogotá, 2014), La urdimbre, el hilo oculto (Colección Doble Fondo IX, Biblioteca Libanense de Cultura, 2014). Varios de sus trabajos poéticos y ensayísticos han aparecido en diversos medios nacionales e internacionales.



Última actualización 18/01/2018 03:21:36 p.m.Noticias de literatura

Noticias de literatura
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Taller literario</h1>

film de pvc
terrazas verdes
fabrica de uniformes para colegios
Alquiler de pasarelas
carpinteria a medida
colegio de traductores de zona norte
servicios de jubilacion y pension
abogados laborales
Cursos de medicina china
el genesis y la ciencia
servicios de jubilacion y pension
cursos buenos aires
iluminacion estilo vintage
cursos de ingles acelerado
observador sobre la tierra en genesis
Pericias forenses
lamparas de mesa veladores
Film de pvc
decoracion de interiores con plantas
gestor para jubilaciones y pensiones
alquiler de escenarios en buenos aires
Repuestos para notebooks
eutanasia de mascotas
reparacion de motores
libros en epub
abogados de accidentes de transito
ebooks de la biblia
genesis and science
incognitas del cristianismo
Cubiertos descartables

© Copyright 1999-2015 Paginadigital ®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados
Pon a paginadigital en tu sitio Sugiere esta página a un amigo Responsabilidad
Tel: 54-11-4765-9390 info@paginadigital.com.ar Ayuda

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos.  | Términos y condiciones