Noticias de literatura

Noticias de literatura Autores Noticias de literatura
Una carta memoriosaNoticias de literatura
Por: Iván Beltrán Castillo


La explicacion del Genesis Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
Más de 300.000 libros descargados


9/6/2018 |

Querido Gonzalo:

Durante la última semana, casi siempre acechados por el bellísimo Lago Michigan, o caminando ese Chicago Riverwalk donde los jóvenes vuelven a celebrar la sensualidad y la espera del verano cual si fuesen las primeras y las últimas criaturas que pisaron el mundo, o acechados por esa torre kitsch y desapacible de Mister Trump, o por los formidables edificios del muy ecléctico centro de esta urbe, nos has acompañado, nos has seguido, nos has escuchado, con esa forma sutil de comunión que es propiedad exclusiva del ausente.
Hablamos mucho de tí, como dos amigos que te quisieron y te echarían de menos si no estuviesen seguros, con el antiguo poeta, de que los muertos viven en los labios de sus amigos, en las palabras que les restituyen y prolongan, y de que siempre una conversación, una ventana, una puerta o el más simple suspiro están a punto de operar el milagro que anula la necesidad de pasaportes o ásperos agentes aduaneros. Quien sabe recordar con delicadeza nunca estará solo y comprende que las adversas fronteras, son apenas ficciones ante los poderes luminosos de la imaginación.
Martha Cecilia ha escrito un texto paciente y delicado donde rastrea las fuentes de tu casa mental y de los seres que por ella deambulan, y yo le he referido, en ese sublime caos que impone la memoria, un par de formidables anécdotas de aquella juventud incierta que felizmente compartimos, la que sistemáticamente me niego a abandonar, y que rescato, hermosa e invicta, de vez en vez, cuando escribo un buen texto.
La hice verte, Gonzalo, ascético y dulce como un muchachito de El Greco en las aulas del Gimnasio Aristotélico de Bogotá, al final de los años setentas, víctima como yo de la sospecha de que no queríamos entrar al mundo, a nuestro país y a la realidad, por la trajinada puerta delantera. Fue cuando, de manera increíble, una tarde de literatura y bostezos (el colegio transforma lo que debió haber sido placer en somnolencia y pesadez), en el curso de un acto literario, dijiste un verso de Verlaine con una propiedad y una elocuencia que no correspondían a tus quince años. No fue, entiéndaseme, solamente un muchacho alto y delgado recitando un verso de un gran poeta francés. Fue más bien como encontrar en la ruta, un mensajero que, impulsado por la insustancialidad reinante, empieza a hablar en un precioso idioma olvidado, o como el rescatista que llega nadando hasta donde un temerario se está ahogando en alta mar. No estoy solo, fue lo que pensé, y a la salida de clase empezamos un diálogo que todavía perdura a pesar de tu muerte.
Luego, saltando de un año al otro, cruzando el almanaque como graciosos pájaros migratorios, referí a Martha Cecilia la historia del reportaje que, a los veinte años, inventaste al Nobel colombiano Gabriel García Márquez, y que prefiguraba tu invencible sentido del humor. Convencido de que el gran Señor de Macondo, a quien habías solicitado una entrevista por todos los medios posibles y valiéndote de cuantas personas claves pudiste contactar, no daría jamás el sonado reportaje para el que tenías preparadas las más ardorosas inquisiciones, junto al joven escritor Miguel Rodríguez, se dieron a la construcción de la más increíble entrevista imaginaria. Una pieza, mitad ficción y mitad escrupulosa navegación en las aguas ficcionales garciamarquianas, terminaba por arrojar mejores y más confiables luces que cuantos interviú realizaban por aquellos años. Los dos jóvenes llevaron su obra a Enrique Santos Calderon en El Tiempo, y este, tocado por la emoción ante la calidad del trabajo que se le ofrecía, le dio la primera página y un lugar destacado abriendo la separata de reportajes y textos exclusivos.
Un pequeño detalle, quizás un dato insignificante, obligó a Santos Calderón a consultarle a Gabo solo para corroborar aquella fruslería. Cuán sería su sorpresa: el novelista laureado, convertido en un ser histérico y supremamente ofendido, vociferó a todo pulmón que nunca había concedido aquel reportaje; su esposa Mercedes citó a los jóvenes reporteros a su casa bogotana para reprenderlos con fuertes frases y el autor de Aracataca gastó su columna dominical de El Espectador en despacharse contra los imberbes atrevidos.
Sin embargo ese reportaje, publicado años después por un editor travieso que vio en él una anécdota maravillosa y una minuciosa inmersión en las aguas macondianas, no era una mentira ni una ficción, y lo que revelaba era esa capacidad tuya para trabajar desde la intuición los más difíciles y caros de los acertijos humanos. Contenía una verdad secreta, la misma que tú, Gonzalo, años después, te dedicaste a perseguir desde tus páginas, tus poemas misteriosos y plenos como un cuadro de De Chirico, desde tus indagaciones ensayísticas en las obras de pintores y poetas entrañables, desde tu única novela, cuestionada y difícil de tratar a la manera de Paradiso o Ullyses, y desde cada una de las empresas que te inundaban al principio de cada día.
¿Cuántas escenas deleitosas? ¿Cuántos minutos adorables y cuantos locos proyectos? Es por eso que desde aquí, desde este Chicago donde te hemos sentido tan cerca, no queremos hablar sobre tu muerte sino renovar nuestra fe en lo fecundo de tu vida.

Chicago, Mayo 2018



Última actualización 17/06/2018 03:21:36 p.m.Noticias de literatura

Noticias de literatura
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Taller literario</h1>

huertas organicas
l'osservatore della genesi la bibbia
cursos argentina
abogados de empresas
fabrica de Muebles de cocina
Aumento mamario
imagen y ceremonial
parquizacion de jardin
muebles a medida
Alquiler de vallas free standing
mudanza de oficinas
Guía de la Industria, comercio y servicios
rectificacion de motores
amparo jubilaciones extranjeras
eutanasia de perros y gatos
colegio de traductores de zona norte
fabrica de muebles clasicos y modernos
fabrica de placards
reactores industriales
mudanza corporativa
postres bajas calorias
jardineria en buenos aires
fabrica de guillotinas industriales
cabañas en san rafael mendoza
alquiler de escenarios
azoteas verdes
Empresa constructora
alquiler de escenarios con areas de trabajo
Distribuidores de colchones
fabrica de vestidores

© Copyright 1999-2015 Paginadigital ®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados
Pon a paginadigital en tu sitio Sugiere esta página a un amigo Responsabilidad
Tel: 54-11-4765-9390 info@paginadigital.com.ar Ayuda

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos.  | Términos y condiciones