Noticias de literatura

Noticias de literatura Textos Noticias de literatura
Las fisuras de la muerteNoticias de literatura
Por: Omar Ardila


La explicacion del Genesis Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
Más de 300.000 libros descargados


6/8/2017 |

"Con mi encadenamiento a la tierra pago la libertad de mis ojos"
Antonio Porchia

La producción cinematográfica de la Unión Soviética no sólo estuvo enmarcada dentro de los lineamientos ideológicos para la promoción del proyecto político socialista, también alcanzó importantes logros en géneros como adaptaciones literarias, historias fantásticas y filmes psicológicos.
A propósito de la vuelta sobre la publicación realizada en el 2004 por la editorial Minotauro de una antología en tres volúmenes con los mejores relatos de Harry Harrison (1.925-2012) para conmemorar sus 50 años de trabajo continuo en la construcción de historias de ciencia ficción, he recordado el filme soviético Cartas de un hombre muerto (1986) del director Konstantin Lopushansky (Ucrania, 1947), el cual fue uno de los mejores logrados en el género fantástico durante la existencia de la URSS.
Si bien es cierto que en la película hay una referencia expresa al relato Hombre topo - el primero publicado por Harrison en la revista World Beyond en 1950 -, la relación temática se establece más claramente con otros de los textos de Harrison, especialmente, con la novela ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio!, en la que nos describe a través de las secuencias narrativas, una sociedad que ha perdido su propósito de convivencia y se ha sumido en la más aberrante destrucción.
El aporte de Harrison a la literatura de ciencia ficción es notable, aunque para muchos haya pasado desapercibido. Entre sus numerosos relatos, se destacan: Bill, el héroe galáctico, Las calles de Ascalón, El mecánico, Un animal de costumbres, Tras la catástrofe, De vuelta a casa, Encuentro final, Juguetería, entre otros. Además, alcanzó un destacado lugar como dibujante de cómics e ilustrador. El primer volumen antológico en español, editado por Minotauro, está constituido por tres partes que conservan un vínculo conceptual, son ellas: Paisajes alienígenas, ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! e Inventos milagrosos.

Al lado de Elem Klímov, el director Lopushansky estableció una línea de ruptura con las anteriores formas narrativas y con los encasillamientos ideológicos para adentrarse en reflexiones críticas sobre el juego de la ciencia, la política y las artes en el devenir humano.

Cartas de un hombre muerto fue la ópera prima de Lopushansky; en ella se nos muestra cómo una catástrofe nuclear ha cubierto el mundo. Luego de producirse un error en la manipulación de un computador, el planeta tierra ha quedado reducido a ruinas. Larsen, un científico cibernético, se siente culpable por la debacle ocurrida puesto que sus descubrimientos fueron utilizados por los militares para satisfacer sus intenciones guerreristas. Ahora, junto a su esposa Anna, ha ido a refugiarse en el sótano de un museo, donde también se encuentran otros supervivientes. Poco a poco la angustia se va intensificando entre los refugiados y los niños que allí se encuentran, prefieren el silencio como la más reveladora respuesta. Larsen retorna a la superficie en busca de su hijo que ha quedado perdido, pero sólo puede confirmar el horror y la soledad que ha envuelto todo; entonces, prefiere escribirle una carta para contarle lo sucedido.
Posteriormente, quienes todavía conservan el poder de algunos medios tecnológicos, realizan una selección de personas para enviarlas al Bunker Central donde serán resguardados por 30 años. Las personas que no hacen parte de dicha selección son los niños y los ancianos, quienes quedan expuestos a la muerte por radiaciones. Es cuando Larsen decide seguir al lado de los niños para mantener la esperanza de salvación del mundo, hasta que ellos salgan y caminen con paso firme.
La sombra de la catástrofe parece haber acompañado desde siempre a los grupos humanos. La literatura y los relatos sagrados, dan buena cuenta de la manera cómo el hombre ha vislumbrado su propia destrucción. Apocalipsis, cataclismos, diluvios, "explosiones creadoras", han sido metáforas constantes en la construcción de identidades históricas y culturales de los pueblos. A menudo, la caída se ha hecho más evidente debido al propio accionar humano, preocupado por el deseo de acumular medios de producción y desentendido de la repercusión que esta actitud genere para la sostenibilidad del planeta.

En Cartas de un hombre muerto Lopushansky nos presenta una sociedad que ha llegado al fondo del abismo. La suerte ha determinado el triunfo de la acción caótica. Ante tal situación, es preciso preguntarse por la culpabilidad de cada cual en la consumación de la debacle. En efecto, Larsen aparece como el humanista que acepta su culpa pero que no se queda lamentándose, sino que busca construir nuevas utopías. Sus reflexiones están cargadas de reclamos, de enjuiciamientos, de llamados de atención hacia las futuras generaciones.
Rolan Bykov, encarna con maestría el papel de Larsen. Su fuerte personalidad y su larga trayectoria en el Teatro de la Universidad de Moscú y en diversos filmes (como actor y como director), le dan gran confianza para asumir la metamorfosis y representar al científico con gran altura.
El virtuosismo técnico que le imprime el equipo de producción a la película es una clara muestra del alto nivel desarrollado por la escuela soviética. Desde el primer plano (detalle de la intensa luz de una bombilla) la cámara inicia un periplo sumamente revelador, a la manera de un testigo que muestra la realidad de los horrores sin recurrir a otros artificios. Los sutiles encuadres y las diversas tonalidades que explora, no están dirigidos a generar complicadas interpretaciones de la imagen, sino a desnudar la crudeza de la propuesta conceptual. El barro, los escombros, el polvo y los cadáveres, son retratados por la cámara con tal sobriedad que parecieran imágenes documentales, las cuales están montadas con planos alternados de interiores, donde se vive la zozobra de la espera, del mutismo, de la catalepsia, de la afasia. Sin duda, la labor de los decoradores y demás escenógrafos es valiosísima, pues con chatarra y tierra arenosa crean el ambiente idóneo para remitir a la destrucción que ahora domina el globo terráqueo. De igual forma, la banda sonora es sumamente expresiva del proceso caótico que acompaña la imagen; hay distorsiones, estridencias, gritos, explosiones, cantos corales, voces con resonancia, y un reiterado fondo con obras de Gabriel Fouré y Olivier Messiaen.
Por su parte, la propuesta temática no está sobrecargada de recursos prosaicos; es directa, contundente, sencilla, pero logra mostrar con profundidad la estupidez humana que avanza hacia su autodestrucción. De esta manera, Larsen no sólo representa al científico desalentado por su propio accionar sino a toda la especie humana, responsable por acción u omisión de los continuos desastres. Él vive su propio drama por su esposa Anna enferma de muerte y por su hijo extraviado, a quien le escribe una carta a lo largo de la película. Dicho texto trasluce la impotencia del ser, que ve cómo el presupuesto racional de una "sociedad de bienestar" no alcanzó para satisfacer las más importantes necesidades del proyecto humano. Desde el inicio de la carta, Larsen da a conocer las intenciones científicas que lo mantuvieron investigando: "Yo propuse otra unidad de tiempo: el crepúsculo", lo que podría entenderse como la fuga de los condicionamientos a través de la penumbra, pero ahora ya no encuentra unidad de tiempo. Él sabe que el diálogo que está estableciendo con su hijo es "de muerto a muerto, es decir con franqueza". Ya no queda nada por ocultar, pues se ha esfumado hasta la transparencia del crepúsculo. El día se hizo un fuego devorador y la noche trajo la frialdad del desarraigo.
Larsen no puede callar. Señala cómo fue que se consumó el descenso: "Las ambiciones políticas adquirieron un carácter de ambición paranoica... El arte se hizo por completo antihumano y en vez de educar, embriagaba, favoreciendo los gustos más viles". Todo "¡Ha sido una equivocación!" concluye, con la angustia de quien acepta su cuota de responsabilidad, a la vez, que denuncia el proyecto global que le sirvió de soporte.
Posiblemente, el género humano estuvo condenado de antemano a construir su propia tragedia tratando de alcanzar lo inalcanzable. Sin embargo, Larsen proyecta su esperanza en los niños que le acompañan en el sótano del refugio ubicado bajo un museo - la historia de la humanidad ha quedado reducida sólo a la memoria que conserva el museo, cuyo destino también es la destrucción -. El encargo para los niños es: "Váyanse y caminen hasta que se les agoten las fuerzas, porque el hombre que camina siempre tiene esperanza".



Última actualización 21/10/2017 03:21:36 p.m.Noticias de literatura

Noticias de literatura
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Taller literario</h1>

huertas organicas
fletes en CABA
abogados jubilaciones reajustes
abogados de sucesiones
fabrica de camisetas de futbol
Domotica y ahorro de energia
parquizacion de jardin
la explicacion del genesis
reparacion de motores
Alquiler de mangrullos
asesoramiento de imagen
Guantes de latex
venta de gruas
historia del pueblo de Israel
mudanzas domiciliarias
libros digitales
fabrica de muebles de oficina
carpinteria a medida
La genesi La Bibbia
mudanzas en capital
postres sin gluten
jardineria en buenos aires
individuelle stadtführungen buenos aires
uniformes escolares
alquiler de escenarios con camarines
paisajismo en CABA
Alquiler de vallas free standing
fabrica de motores para refrigeracion
Acidos fosforicos
muebles de dormitorios

© Copyright 1999-2015 Paginadigital ®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados
Pon a paginadigital en tu sitio Sugiere esta página a un amigo Responsabilidad
Tel: 54-11-4765-9390 info@paginadigital.com.ar Ayuda

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos.  | Términos y condiciones