Noticias de literatura

Noticias de literatura Autores Noticias de literatura
Antes del adiosNoticias de literatura
Por: Rosa Olivares


La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación.
¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia?
En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
Más de 300.000 libros descargados


17/6/2017 |

La reciente muerte de Juan Goytisolo ha cobrado actualidad con una información sobre sus últimos años de vida. La muerte, ya sabemos, es el mejor momento para rasgarse las vestiduras y alabar al fallecido, aunque nunca se haya leído su obra, ni su pintura, si es el caso, nos haya gustado… si es un político parece que siempre fue bueno y justo, aunque fuera un corrupto o asesino. Y de eso, en España, tenemos muchos ejemplos. Pero cuando estás muerto créanme que nada importa. Es antes de morir cuando las mínimas cosas cobran importancia y las grandes nos ahogan. Al parecer, desde años antes de morir, Goytisolo apenas podía costearse la supervivencia, solo y sin ingresos, solamente la ayuda de César Antonio Molina en su cargo de director del Cervantes, y un sueldo de 3.000 euros mensuales que le adjudicó el diario El País fueron los salvavidas que, junto con un Premio Cervantes de muy buena dotación económica, facilitaron que su vida llegara a su final con una cierta dignidad. No voy a entrar en si sus gastos (haciéndose cargo de tres jóvenes hijos de un amigo y de sus estudios) eran los propios de un anciano solitario, ni tampoco en si tanto los premios nacionales como el Cervantes y algún otro tienen como objetivo premiar una trayectoria o servir de apoyo benéfico a la insuficiente justicia social. Y esto, escrito en España, tengo la absoluta seguridad de que se puede trasladar a muchos otros países, prácticamente a todos los que dan premios. De lo que quiero hablar es de ese tiempo triste y amargo que precede al último y definitivo adiós de muchos de los que han gastado toda su vida en un objetivo bello e inútil: hacer arte, escribir poesía, componer música, crear, crear y crear. La gran mayoría de ellos no consiguen una pensión de jubilación que sufrague sus gastos (en la vejez más costosos por enfermedades y dependencia) quedando al amparo de la familia, el que la tenga.

Ni residencias, imposibles por precio las más o menos aceptables, impensable por escasas las públicas, ni rentas básicas que hagan por lo menos dignos sus últimos años de vida. Atrás quedan los días de gloria y éxito, que todos tuvieron en menor o mayor grado, hoy olvidados, pasada la moda que encabalgaron, sustituidos por otros que hoy brillan y en un futuro no muy lejano serán olvidados y relegados a la miseria y a la soledad. Sin ingresos fijos durante toda la vida, no cotizan en ningún seguro social público ni privado, viven en el hoy porque el mañana no existe. O se dedican a otros trabajos. Pocos son los que en su cabeza tienen el concepto de previsión instalado, y muchos los que viven siempre con tal escasez que les impide pensar en mañana cuando el hoy es un albur.

Que nadie entienda que estoy poniendo a los artistas por encima de ningún otro oficio sino todo lo contrario: los que trabajan con la mente, con la sensibilidad, tienen los mismos derechos que los que trabajan con sus manos o con cualquier otra herramienta. Son, somos, todos obreros de la vida y por eso merecemos justicia y apoyo en la muerte. Los países desarrollados (de los otros ni hablo) van disminuyendo paulatinamente la seguridad de sus viejos futuros, con pensiones claramente insuficientes, con jubilaciones cada vez más lejanas, tan lejanas que la gran mayoría de los que hoy son jóvenes nunca las alcanzarán… ¿esto qué significa, que todos estamos abocados a la miseria en nuestros últimos días?

Tal vez la injusticia no sólo exista al final, sino que ese final es la inevitable conclusión de una vida llena de injusticias, pero en la vejez ya no tenemos fuerzas para reivindicar nada, en ese momento ya nos hemos rendido. Y en esos momentos ya no le importamos a nadie, nuestra obra, buena o mala, está hecha y la mayoría ya nos da por muertos, por superados, olvidados al fin. Seguramente ni El País, ni ninguna institución se apiade de nosotros, nadie hablará de nosotros y de nuestra miseria. Ni hay premios para todos los que somos y seremos. Pero tendríamos que empezar a pensar en alguna solución para que ese último adiós no fuera una lamentación y una vergüenza universal. Una sociedad que no cuida ni a sus niños ni a sus ancianos no se puede llamar civilizada



Última actualización 13/12/2017 03:21:36 p.m.Noticias de literatura

Noticias de literatura
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Taller literario</h1>

exposiciones de arte
creacionismo
diseño de chacras
muebles de dormitorios
paisajismo en CABA
individuelle stadtführungen buenos aires
abogados de empresas
la creacion
servicios de jubilacion y pension
Guantes de latex
provision de cesped
Empresa constructora
Alquiler de departamentos temporarios
mantenimiento de terrazas y balcones
Comunidades terapeuticas
sistemas de puesta a tierra
CTP Computer to plate
servicios de jubilacion y pension
montaje industrial
venta de cesped
jardineria de terrazas
cursos de ingles acelerado
ebook para apple
imagen y ceremonial
Descartables para delivery
abogados de sucesiones
Motores para refrigeracion
Repuestos para notebooks
Eventos recreativos
mudanzas domiciliarias

© Copyright 1999-2015 Paginadigital ®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados
Pon a paginadigital en tu sitio Sugiere esta página a un amigo Responsabilidad
Tel: 54-11-4765-9390 info@paginadigital.com.ar Ayuda

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos.  | Términos y condiciones